lunes, 15 de junio de 2015

DEBES ESTAR ALERTA

Hay de esos comentarios que te dejan tirada
y se te viene encima la realidad del otro, 
la búsqueda perversa,
el placer de hacer daño.
Hace mucho no andaba enojada conmigo, 
pero cuando me pasa…
Cuando alguna palabra sacude mi cabeza…
Me da una cacheta a secas,  sin avisos
Una mano que llega de una almohada de plumas.
Cuando me pasa quedo suspendida en el  tiempo.
No, no quedo suspendida.
Retrocedo  mil años, voy borrando recuerdos
y me voy convirtiendo de a poco y sin quererlo 
tan parecida al otro.
Pero tengo la dicha de estar intacta adentro,
entonces vuelvo al centro y sigo mi camino.
Ya más liviana que antes.
En eso soy distante con la miseria ajena.